Hace unos meses dió a luz una nueva Norma de AENOR (UNE 56418:2016) respecto a la presentación de un protocolo que sirva para los ayuntamientos a la hora de abordar una plaga de termitas subterráneas dentro de su casco urbano.

Un servidor ha formado parte del grupo de trabajo de expertos de termitas del Subcomité 4 «Protección de Maderas del Comité Técnico 56 «Madera y Corcho» de la Asociación Española de Normalización (AENOR), el cual ha elavorado el contenido de dicha Norma de AENOR.

Dicha Norma indica en su página 3

“La actividad de las termitas puede llegar a ocasionar graves daños en elementos estructurales (vigas, forjados, falsos techos, cubiertas, cornisas, etc.) y de carpinterías (puertas, ventanas, etc.), con riesgo potencial de desplomes, que pueden ocasionar daños físicos a los usuarios de los edificios.”

En otras palabras, cuando se dan las circunstacias de que hay constancia de presencia de termitas subterráneas en propiedades con elementos estructurales de madera lo que está en juego no es en sí la carpinteria de la propiedad, sino más bien, la vida de las personas que residen en la misma. Este hecho en sí justifica sobradamente la puesta en marcha de un PLAN DE ACCIÓN que permita:

  • 1) Evaluar la magnitud de la plaga -su extensión- mediante la realización de un estudio y en segundo lugar
  • 2) Realizar un tratamiento mediante el sistema de cebos que permita su completa eliminación.

Las termitas subterráneas son una plaga urbana por lo que afecta a la municipalidad siendo un problema de ámbito global que afecta a todos los residentes dentro del núcleo de un casco urbano. Las termitas subterráneas residen y se desplazan por el suelo por lo que utilizan la vía pública para acceder y alcanzar elementos celulósicos de distintas propiedades. El problema es de todos (los que las padecen y los que las tendrán), estando la solución global únicamente en manos de los aytos. los cuales disponen de mecanismos para poder poner solución global a esta plaga.

En España ya son más de 60 los Ayuntamientos que han demostrado que tiene sentido implicarse para dar solución a este problema “de todos”, pues independientemente del coste de un estudio y tratamiento que ponga fin a esta plaga, los daños económicos -y humanos- siempre serán infinitamente superiores causados por las termitas.

En la página 6 de dicha Norma se indica:

“El plan de actuación debe ser activado ante la aparición de ataques de termitas subterráneas en una o varias edificaciones del casco urbano, ya sea por manifestación de patologías producidas por termitas en elementos de madera o por la presencia real de termitas subterráneas. Cualquier persona (vecino, propietario, inquilino, técnico, empresa de tratamiento, etc.) que aprecie algún daño, o indicio de presencia de termitas subterráneas debe comunicarlo a la administración pública competente. La administración pública local es la responsable de confirmar la información y activar el plan de actuación en el caso que sea procedente.

Si usted es un particular o una empresa de control de plagas y tiene conocimiento de la presencia de termitas en el interior de un casco urbano, usted debería poner en conocimiento de dicha situación al correspondiente ayuntamiento para que de esta forma se pueda activar el mencionado protocolo que permita 1) Confirmar y Evaluar la magntud de la plagas y 2) Poner en marcha un tratamiento que garantice la eliminación de la plaga.

Lo que está en juego no es solo el patrimonio público y privado, se trata de vidas humanas.

BOPA núm. 274 Andalucía 8 septiembre 2005 Pág. Núm. 16.295 indica:

“Los daños producidos por poblaciones de termitas no son competencia directa de la Consejería de Salud, en cuanto a que no afectan a la salud humana, siendo un problema que incide directamente sobre la seguridad de las viviendas o edificios cuando la actividad de las termitas afecta a las estructuras de los mismos.

El diagnóstico de situación se lleva a cabo por técnicos especializados en control de plagas y por técnicos en urbanismo para comprobar la afectación de los edificios. Habitualmente en la resolución del mismo se implica el ámbito de competencia municipal, ya que los termiteros se extienden bajo el subsuelo sobrepasando los límites de la propiedad privada.”

Quedo a disposición de asesorar a cualquier persona o empresa que precise de aclaración o mayor información al respecto.

Comparto listado de los ayuntamientos que se han implicado -a mayor o menor grado- en la gestión de las termitas como plaga urbana dentro de su municipio:

  • 2000 Palenciana (Córdoba)
  • 2002 Linares (Jaén)
  • 2003 Carcabuey (Córdoba)
  • 2004 íllora (Granada)
  • 2004 Chantrea, Pamplona (Navarra)
  • 2005 Estepa (Sevilla)
  • 2005 Espejo (Córdoba)
  • 2006 Rute (Córdoba)
  • 2006 La Victoria (Córdoba)
  • 2007 Pedro Abad (Córdoba)
  • 2007 Marinadela (Sevilla)
  • 2007 Estepa (Sevilla)
  • 2007 Villa del Rio (Córdoba)
  • 2008 Villafranca de Córdoba (Córdoba)
  • 2008 Villanueva de Córdoba (Córdoba)
  • 2008 Aguadulce (Sevilla)
  • 2008 A Coruña (A Coruña)
  • 2008 Tarazona (Zaragoza)  
  • 2009 Benamejí (Córdoba)
  • 2009 Dos Torres (Córdoba)
  • 2009 Villafranca del Campo (Teruel)
  • 2009 Mendaro (Gipuzkoa)
  • 2010 Azkoitia (Guipuzkoa)
  • 2010 Larrabetzu (Vizcaya)
  • 2010 Mongat (Barcelona)
  • 2011 Orio (Gipuzkoa)
  • 2012 Salinas de Añana (Araba)
  • 2012 Santutzi (Bizkaia)
  • 2013 Campaspero (Valladolid)
  • 2014 Fernán Núñez (Córdoba)
  • 2014 Barrio de Irala, Bilbo. (Bizkaia
  • 2013 Fuenterrabia/Hondarribia (Gipuzkoa)
  • 2014 Berantevilla, (Araba)     
  • 2014 Tudela (Navarra)
  • 2015 Artziniega (Álava)
  • 2015 Alameda (Málaga)
  • 2016 Vigo (Vigo)
  • 2017 Larrabetzu (Bizkaia)
  • 2016 Moreda (Álava)
  • 2016 Getxo (Vizcaya)
  • 2017 Villanueva de Tapia (Málaga)
  • 2017 Irún (Guipúzcoa)
  • 2017 Orduña (Vizcaya)
  • 2017 Valle de Abdalajís (Málaga)
  • 2017 Lantarón (Araba)
  • 2018 Elorrio (Vizcaya)        
  • 0000 Almonacid de La Sierra (Zaragoza)
  • 0000 Barrio de “Chantrea” (Pamplona)
  • 0000 Cerdanyola el Vallés (Barcelona)
  • 0000 Aiguafreda (Barcelona)
  • 0000 Castro Urdiales. (Cantabria)
  • 0000 Cruz de Campezo (Araba) 
  • 0000 Villanueva de Sigena (Huesca) 
  • 0000 Mezalocha (Zaragoza)
  • 0000 Ea (Bizkaia)     
  • 0000 Txantrea, Iruña. (Navarra)   
  • 0000 Sada (Navarra) 
  • 0000 Lupiñen  (Huesca)       
  • 0000 Blecua (Huesca) 
  • 0000 Bidangotze  (Navarra) 
  • 0000 Agreda  (Soria)

 

Una Respuesta

  1. Norma UNE 56418:2016 – ¿Puede realizar una misma empresa el estudio previo y después presentarse para la realización del tratamiento? | Experto en TerMiTaS

    […] No existe una incompatibilidad genérica que prohíba a quien haya intervenido en algún trabajo o contrato previo o coetáneo que haya podido servir de base para la preparación de un contrato de servicios del sector público participar después en la licitación del mismo (prohibición que sí se establece de forma expresa para algunas prestaciones específicas que en los contratos de obras se consideran incompatibles).   No obstante, puede que dicha incompatibilidad se ponga de manifiesto en algunos casos concretos, que constituirían los supuestos a que se refiere el artículo 56.1 del Texto refundido de la Ley de Contratos del Sector Público, como cuando el trabajo previamente realizado dé lugar a unas condiciones en los pliegos que en la licitación sólo puedan ser cumplidas por quien lo realizó, o que le favorezcan respecto a los demás ofertantes, ya sea mediante su propia empresa u otra con la que guarde relación, ya que podrían entenderse que estaría restringiendo de forma interesada la concurrencia al procedimiento de contratación y en contra del principio de igualdad de trato entre todos los licitadores.   El origen de dicho artículo está en el Acuerdo sobre Contratación Pública de la Organización Mundial del Comercio, cuyo artículo VI, último párrafo, sirve de criterio interpretativo del alcance de la prohibición contenida en el TRLCSP: “Las entidades no recabarán ni aceptarán de una empresa que pueda tener un interés comercial en el contrato, asesoramiento susceptible de ser utilizado en la preparación de especificaciones respecto de un contrato determinado, de forma tal que su efecto sea excluir la competencia.”   Por ello, y salvo que se incurriera en algún caso del tipo indicado en los dos párrafos anteriores, lo que habrá que valorar en cada caso concreto, la empresa que se haya adjudicado el contrato para la elaboración del diagnóstico de situación, podría tomar parte en la licitación para la contratación del servicio de control. Conclusión, no hay ninguna incompatibilidad para que sea la misma empresa la que realice el estudio y después el tratamiento de una misma población o casco urbano, en este caso, el orden más lógico, es que primero se elabore un Mapa de Termita que delimite la zona de afectación y después se realice el tratamiento con el sistema de cebos. Artículo relacionado: http://www.expertoentermitas.org/aenor-norma-une-564182016-protocolo-de-actuacion-en-cascos-urbanos-… […]

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: