Una persona que se da a querer, eso es Amador, también por supuesto un gran profesional y maestro, y de los pocos expertos que se puede decir saben de termitas en España.

Le conocí en el año 2004, al iniciarnos en la utilización de los sistemas de cebo. Amador, como responsable nacional del sistema Sentri Tech, fue mi maestro y el que me introdujo en este mundo, el de las termitas.

Desde entonces hemos pasado mucho tiempo juntos compartiendo y presenciando situaciones complejas y aún hoy inexplicables, pero esto es lo que acompaña a las termitas, son seres vivos y hacen lo que quieren -o necesitan y desconocemos- cuando quieren.

Una de esas situaciones la hemos vivido juntos en una finca en Hornachuelos -creo que de uno de los anteriores presidentes de C.F. Madrid-. Las termitas se ‘paseaban’ por el interior de varias estaciones de pared, razón por la cual lo hice venir y para poder valorar juntos qué podíamos hacer frente a esta situación. Otra situación, no menos compleja, fue la que experimentamos en el Escorial, donde pudimos ver atónitos cosas bien extrañas.

Recuerdo con especial cariño, el viajo que realizamos al sur de Francia, donde un experto en termitas no explicó el funcionamiento del termatrac, y Amador me brindaba la traducción.

Creo que en vida, es mejor recibir los reconocimientos y homenajes. Sirva este post, como mi reconocimiento al trabajo que tan profesionalmente ha llevado a cabo por todos los rincones de este País. En especial, por mostrarme el trabajo desde una perspectiva distinta, no tan comercial, sino más bien, el poder disfrutar de lo que hacemos en compañía de otros técnicos de forma completamente honesta y profesional. ¡Gracias Amador!

Amador Barambio

Amador Barambio, experto en termitas -inspeccionando un tocón plagado de termitas en Córdoba-

A %d blogueros les gusta esto: