Durante una parada del buque oceanográfico “Président Théodore Tissier” en junio de 1936 en la Palma, el señor André Hollande recolectó una gran cantidad de un Protermitide, cuyas colonias se encontraban establecidas en plantas de castaña y ciruela. Hasta donde estoy enterado, esta termita no ha sido reportada y es una especie excelente con dos tipos de soldados bastante distintos. Por esta razón, propongo llamarla Calotermes dispar (1).

02

Traducción al español de la comunicación por Pierre P. GRASSÉ en 1938:

Calotermes dispar, n sp Termite nouveau des iles Canaries Le polymorphisme des soldats chez les Calotermitides.

Sexuados imaginales funcionales.- Estudiamos una pareja real que acababa de fundar una nueva colonia. El matiz general del cuerpo es de un color marrón oscuro negruzco que es más oscuro en la reina que en el rey. La cabeza es un poco más clara que el abdomen, especialmente en la parte ventral. Asimismo, presentan labro amarillento y clípeo claro. El pronoto es de color amarillo oscuro y se vuelve marrón hacia su periferia; tiene dos puntos negros simétricos un poco más atrás del borde delantero. La superficie dorsal del abdomen es más oscura que la ventral. La cintura de color marrón se aclaran en su cara interna; los trocánteres y fémures también son más claros; mientras que la tibia y el tarso son de un color marrón amarillento, el cual es más claro en la reina que en el rey.

Presentan  una cabeza pequeña (fig. 1). Su longitud, incluyendo los ojos compuestos, es igual a su longitud desde el ápice hasta la base del clípeo (1 mm. 40).

(1) Creo que ahí se describió una sola termita proveniente de las Islas Canarias. Se trata de Eutermes canariensis (Tcherwinsky, 1901), la cual fue ignorada por todos los termitólogos, excepto por DESNEUX (1904).

Fig. 1 y 2. Calotermes dispar., n. sp. Reina joven. Fig. 1. Cabeza y tórax; fig. 2, escamas del ala anterior derecha.

Las suturas apenas son visibles. El ojo compuesto no sobresale del todo. El ocelo, de forma oval, se encuentra situado a una distancia del ojo aproximadamente igual a la mitad de su eje mayor. La región frontal está marcadamente hundida.

Fig. 3 a 10. Calotermes dispar., n. sp. – Fig. 3 a 7, soldado grande. – Fig. 3, cara dorsal de la cabeza y del tórax; fig. 4, cara ventral de la cabeza; fig. 5, mandíbulas; fig. 6 y 7, antena.

Fig. 8 a 10, soldado pequeño. – Fig. 8, cara dorsal de la cabeza; fig. 9, antena; fig. 10, gula.

03Antenas cortadas. El segmento III, en forma de bastón robusto, es más largo que los segmentos II y IV. Por otro lado, a partir del segmento IV hasta el XI, las secciones se alargan gradualmente en una cantidad muy pequeña.

Las mandíbulas tienen una denticulación de tipo simple, cuyos datos no son visibles debido a que están borrados por el desgaste.

El pronoto es significativamente más grande que la cabeza: 1 mm. 9. Borde anterior cóncavo, borde posterior sinuoso ligeramente hacia su centro. Longitud del pronoto: 1 mm.- 1,1 mm.

En las escalas de las alas anteriores se ven dos ramificaciones de la cubital (fig. 2), pero es probable que esta característica no tenga mucho valor. He constatado que en Calotermes flavicollis Fabr., algunas escalas solo muestran la raíz del cubital, mientras que en otras se observa una ramificación relativamente larga. HOLMGREN (1909, fig. 44 a) muestra una escama de esta misma Calotermes flavicollis con dos ramificaciones que se separan de la cubital como en C. dispar.

La longitud total del rey: 6 mm. 5, y de la reina: 7 mm.

Soldado grande.- La cabeza es de color amarillo parduzco y se aclara hacia el ápice; la parte delantera es la zona más oscura. Las regiones post-genales son claras y la gula es más oscura. Por otro lado, las mandíbulas son de un color rojizo muy oscuro, el cual parece negro a simple vista. Las antenas son del mismo color que la cabeza, siendo el tercer segmento el más oscuro. El pronoto es de un color amarillo parduzco más pálido que el de la cabeza. El resto del cuerpo es de color amarillo claro, los tejidos adiposos son de color blanco lechoso transparente. Las patas son blanquecinas, pero las tibias y tarsos son ligeramente amarillos.

Los costados de la cabeza van casi paralelos, excepto hacia adelante donde convergen ligeramente el uno hacia el otro (fig. 3). El borde posterior está redondeado de manera uniforme. La parte frontal está ligeramente inclinada y es cóncava, rematada por dos pequeñas protuberancias; mientras que su borde anterior es subrectilíneo. El borde de la cúpula articular de las antenas se encuentra bastante marcado. El labro es robusto y cuenta con un buen número de cerdas.

Asimismo, presenta poderosas mandíbulas (Fig. 3 y 5) bastante elevadas: la derecha cuenta con un primer diente por debajo del centro, mientras que la segunda mucho más prominente está seguida por una muesca poco profunda. La izquierda es más fuerte su contraparte. Por debajo del punto terminal, se encuentra un diente afilado dirigido hacia adelante y luego otro diente no cortante de un borde recto. El borde externo de cada mandíbula forma un ángulo neto hacia la base (fig. 3, 4 y 5).

Descubrimos, detrás de las antenas, los restos de ojos compuestos despigmentados que eran más pequeños que las cúpulas articulares de las antenas. Asimismo, se puede encontrar un vestigio ocelar (?) despigmentado al frente de cada resto ocular, a una distancia igual al eje mayor de dicho resto.

La gula, en forma de paleta, se ensancha hacia adelante y se estrecha hacia la base (fig. 4).

Se presentan antenas de 16 segmentos. El segmento basal es el más fuerte y más largo; el segmento III, que se encuentra golpeado, es el más amplio. El último es el más pequeño (fig. 6 y 7). En algunos individuos, el tercer segmento no es muy grande y solo hay 14 o 15 segmentos.

El pronoto es más grande que la cabeza: 2 mm.-2 mm. 1. El borde anterior forma un ángulo cóncavo, mientras que el borde posterior es ligeramente cóncavo. Los costados convergen claramente hacia la parte trasera. El mesonoto y metanoto son más estrechos que el pronoto (Figura 3). Las patas son robustas.

Longitud total del insecto: 9.6 mm.-10 mm.

Soldado pequeño.- Entre los Calotermes dispar vivos que me fueron entregados por el señor Hollande se hallaron tres soldados que destacaban por su pequeño tamaño. Se diferenciaban de los grandes no solo por sus dimensiones más pequeñas, sino también por características morfológicos significativas.

La cabeza (fig. 8) es relativamente más grande que en los soldados grandes. De hecho, la relación de su longitud con respecto a su anchura es igual a 1,2; mientras que en los demás esta misma relación es de 1,54. Sin embargo, el pronoto es más estrecho que la cabeza.

Las antenas (Fig. 9) se conforman de solo 10-12 segmentos. En la antena de 10 segmentos, los segmentos III y X son claramente más largos que aquellos de 12 segmentos.

La gula tiene la misma forma usual que en el soldado grande. Sin embargo, parece más robusta y su “mango” es más corto (fig. 10).

La denticulación de las mandíbulas es similar a la de los grandes soldados, aunque los primeros dientes de la mandíbula izquierda son relativamente más fuertes.

Mandíbula izquierda: 1 mm. 19.

Longitud total de la cabeza: 2,8 mm; ancho: 1,36 mm.

Longitud total del insecto: 6,7 mm.

Posición sistemática. –Es posible que me equivoque al colocar a la nueva Protermitide de La Palma en el género Calotermes (Hagen) Holmg. s. s. De hecho, los géneros Calotermes Proneotermes Holmg., Neotermes Holmg. e incluso Glyptotermes Holmg. solo se diferencian por las características de la nervadura de las alas. En ausencia de imagos alados, no podemos determinar con certeza la posición sistemática exacta de las termitas que pertenecen a estos cuatro géneros.

Sin embargo, me siento inclinado a hacer a nuestra termita de las Canarias una Calotermes, ya que su soldado tiene un aspecto bastante similar al de Calotermes flavicollis Rossi, que vive en el sur de Francia. Además, la fauna protistológica que alberga en su panza rectal tiene una composición muy cercana a la de la termita de cuello amarillo.

El dimorfismo en los soldados de Calotermitides.- Si bien es común observar un polimorfismo en los soldados, a veces bastante visible, en las Mesotermitides y especialmente en Metatermitides, no ocurre de la misma manera en las Protermitides.

Entre las Calotermitides, solo existe dimorfismo en muy pocas especies, por ejemplo, Glyptotermes salsumaensis Holmg. De Formosa Cryptotermes lamanianus Sjôst. Del África Occidental (1), Rugitermes rugosus Hag. de América del Sur. Es por ello que el caso de Calotermes dispar merece atención. En esta especie, los dos tipos de soldados se diferencian por características morfológicas muy claros (número de segmentos de las antenas, forma de la cabeza, dimensiones del pronoto). No es una simple diferencia de tamaño. También sabemos que los soldados de los termiteros jóvenes son más pequeños que aquellos que se desarrollan en una colonia numerosa y próspera. Esta diferencia depende probablemente de la cantidad de alimento estomodeal y proctodeal recibido por las larvas.

Los soldados pequeños de Calotermes dispar no contenían algún parásito en especial fuera de su fauna intestinal que fuera idéntico a la de sus contrapartes más grandes. Al tomarlas al mismo tiempo que otros Calotermes, creemos poder descartar la idea de una mezcla de especies. La convivencia de diferentes termitas también es un fenómeno bastante excepcional en Protermitides, mientras que es común en Metatermitides. Los soldados grandes y pequeños de Calotermite de La Palma de hecho pertenecen a la misma especie, la especie dispar.

Nos parece inútil formular una hipótesis sobre las causas del polimorfismo de los soldados, ya que el mecanismo de diferenciación de las castas sigue siendo desconocido. Diremos simplemente que nuestras observaciones personales nos invitan a no atribuir la aparición de los soldados a un cambio en la dieta, sino a la intervención de un factor germinal. La castración de los sexuados y su conversión en obreras es un fenómeno diferente.

Nos contentaremos con insistir en el hecho de que, entre las Calotermitides consideradas como primitivas, el dimorfismo discreto pero claro está surgiendo en algunas especies, al igual que en las Mesotermitides y Metatermitides, que están más evolucionadas  morfológica y etológicamente, donde este dimorfismo alcanza su mayor amplitud.

(1) Los Cryspotermes lamanianus que he estudiado solo poseían un tipo de soldado (véase Ann. Soc. etc. Fr., 1937).

————————–

A %d blogueros les gusta esto: