Efectos letales del calor y uso del tratamiento térmico localizado para control de infestaciones de chinches de cama

ROBERTO M. PEREIRA,1 PHILIP G. KOEHLER, MARGIE PFIESTER, AND WAYNE WALKER

Departamento de Entomología, Universidad de Florida, Building 970 Natural Area Drive, Gainesville, FL 32611-0620

RESUMEN

Las chinches de cama, Cimex lectularius L., se esconden en grietas y hoyos en los muebles y son difíciles de controlar. Se examinó la cinética de muerte térmica por chinches de cama para desarrollar un método de tratamiento térmico que elimine infestaciones de chinches de cama en el contenido de la sala. Las altas temperaturas causaron la inmovilización temporal (caída) de las chinches incluso con exposiciones que no tuvieron efectos letales. La exposición de los adultos de chinches a 39 ° C durante 240 min no causó mortalidad; sin embargo, a medida que las temperaturas aumentaron de 41 a 49 °C, disminuyeron los tiempos de exposición que causaron el 100% de mortalidad. La diferencia de temperatura para proporcionar un cambio de 10 veces en la mortalidad se estimó en 4 °C, y la energía de activación estimada (EA) estuvo entre 484 y 488.3 kJ / mol. Esto demuestra que las chinches no son más resistentes o susceptibles a los cambios de temperatura que otros insectos probados y que las temperaturas necesarias para matar chinches son relativamente bajas. En las pruebas de tratamiento de la habitación, los tiempos de tratamiento térmico variaron de 2 a 7 h con la mortalidad total de las chinches expuestas dentro de la envoltura de tratamiento creada rodeando los muebles tratados con paneles de revestimiento de poliestireno. La contención y la circulación de calor alrededor del material tratado fueron factores cruciales en un tratamiento térmico eficiente para el control de chinches. El material de la habitación afectó en gran medida la contención del calor. El método probado para el tratamiento térmico limitado de los muebles y otros contenidos de la habitación requirió equipos con un costo inferior a US $ 400 y proporcionó la oportunidad para la aplicación de pesticidas residuales alrededor de la habitación con una interrupción mínima en el uso de la sala tratada.

PALABRAS CLAVE: Cimex lectularius, tratamiento térmico, control, temperatura letal, chinche de cama

Se ha asociado a las chinches de la cama, Cimex lectularius L., con los humanos durante al menos los últimos 3500 años (Panagiotakopulu y Buckland 1999). Después de una disminución de las poblaciones de chinches de cama en países desarrollados después de la Segunda Guerra Mundial (Kruger 2000, Gangloff-Kaufman y Schultz 2003), el resurgimiento de estos insectos chupadores de sangre ha causado problemas crecientes (Pinto et al., 2007). Debido a que se esconden en grietas y hoyos (Usinger 1966), la detección (Cooper y Harlan 2004) y el control pueden ser un desafío. Esto es especialmente cierto cuando las agregaciones de chinches se producen en camas, muebles y otros objetos donde la aplicación de pesticidas químicos puede causar problemas, tanto para la industria de control de plagas como para los clientes que no están dispuestos a aceptar el contacto directo con pesticidas. Un método de control físico aplicado a los contenidos de la sala sería útil como una herramienta en el manejo general de las infestaciones de chinches de cama como un complemento de las aplicaciones de insecticidas para grietas y hoyos como posibles refugios.

El tratamiento térmico de una habitación o edificio completo se usa actualmente para controlar las chinches (Kells 2006, Pinto et al., 2007) y muchos otros insectos, especialmente las plagas de almacenamiento (Tang et al., 2007). Repetidamente se han citado las temperaturas entre 44 y 45 °C (Doggett et al., 2006) como letales para las chinches de cama. Sin embargo, se requiere una nueva evaluación de los requisitos de muerte térmica por chinches utilizando nuevos métodos (Gazit et al., 2004, Johnson et al., 2004). Además del efecto directo sobre las chinches de cama, las temperaturas subletales pueden ser perjudiciales para los simbiontes de chinches y, en consecuencia, prevenir la su reproducción (Chang 1974).

La industria de control de plagas ha utilizado tratamientos térmicos que varían de toda la estructura a tratamientos de contenedor completo (Pinto et al., 2007), según los informes con resultados positivos. Sin embargo, el uso de la radiación solar como fuente de calor para matar las chinches en los colchones revestidos no proporcionó control (Doggett et al., 2006) porque los insectos pudieron alejarse de las áreas de alta temperatura. El costo del equipo necesario, los requisitos de energía, la duración del tratamiento y otras dificultades relacionadas con los tratamientos térmicos de la habitación entera y del edificio han motivado el examen del tratamiento térmico localizado alternativo para el control de infestaciones de chinches de cama. Los objetivos de estos estudios fueron examinar la cinética de la muerte térmica por chinches y aplicar los resultados al desarrollo del tratamiento térmico como una herramienta para eliminar sus infestaciones en los contenidos de la habitación.

Materiales y métodos

Chinches de la cama. Las cepas ICR y Harlan de la chinche de cama común se criaron en el Departamento de Entomología y Nematología de la Universidad de Florida (Gainesville, FL). Los insectos se mantuvieron en viales de crianza de vidrio de 240 ml (Ball Collection Elite, Jarden Home Brands, Muncie, IN) alineados en la parte inferior con un círculo de papel de filtro de 90 mm (Whatman n. ° 1), con refugios de cartón (90 por 60 mm) doblados en un abanico de la misma manera. Para evitar el escape de insectos, se colocó malla de nylon con 90-µm de abertura sobre la boca del vial de cría y se aseguró con una tapa roscada. Las chinches se mantuvieron a 23 – 24 °C, ≈50% HR, y un fotoperíodo de 12:12 h (L: O), y se alimentaron a ingurgitación una vez a la semana en los hospedadores de pollo. Se utilizaron chinches adultas en los experimentos porque pueden ser fácilmente manipulados sin causarle daño a los insectos, aunque los huevos pueden ser más resistentes (dentro de 1°C) a los efectos de las altas temperaturas (Drenski 1928; Mellanby 1935, citado por Johnson 1941). El mantenimiento de las colonias se realizó bajo la aprobación UF / IACUC E876.

Determinación de la dosis térmica letal. Se cortó la placa de poliestireno para que cupiera dentro de un baño de agua con temperatura controlada analógicamente (Isotemp modelo 205, Thermo Fisher Scientific, Waltham, MA). En la placa de poliestireno se cortaron diez orificios circulares (1.5 cm de diámetro) para permitir que los tubos de ensayo de vidrio Kimax (20 od por 150 mm, Thermo Fisher Scientific) encajen de forma segura, permitiendo sumergir aproximadamente dos tercios de cada tubo de ensayo en el agua. Mientras se calentaba el baño de agua, se separaron las chinches de cama adultas de las colonias con pinzas con punta de plumas. Se colocaron dos chinches en cada microcentrífuga de plástico de 1,5 ml G-Tubes (Thermo Fisher Scientific). A la temperatura deseada se transfirieron rápidamente las chinches de cama desde los tubos de microcentrífuga a los tubos de ensayo de vidrio sumergidos. Se calentó el baño de agua a 39, 41, 43, 45, 47 y 49 °C. Se mantuvieron chinches en cada temperatura para diferentes períodos de tiempo de entre 0.5 y 240 min dependiendo de la temperatura, de modo que se pudiera obtener una serie de cuatro a cinco longitudes de tratamiento que causan 0 – 100% de mortalidad en cada temperatura. Entre 114 y 198 insectos fueron evaluados para cada temperatura, excepto a 49 °C a la cual solo se probaron 24 insectos en dos duraciones de tratamiento (0.5 y 1 min). Los tubos se retiraron del baño de agua en el momento designado y las chinches de cama se transfirieron a viales de tapa a presión de plástico que contenían papel de filtro como refugio. Se registró inmediatamente las que cayeron, y los recuentos finales de mortalidad se registraron 24 h más tarde. Se usaron al menos 12 insectos para cada combinación de temperatura / duración del tratamiento.

Los métodos descritos para la determinación de la cinética de muerte térmica (Gazit et al., 2004, Johnson et al., 2003, 2004, Wang et al., 2002a, b) se utilizaron para determinar el efecto de las diferentes temperaturas en las chinches de cama. Se trazó la supervivencia a cada temperatura de prueba frente a los tiempos de exposición, de modo que se obtuvieron curvas de supervivencia.

Se obtuvo una curva de muerte térmica trazando el tiempo mínimo observado en minutos [log (tiempo) trazado en el eje y] necesario para obtener el 100% de mortalidad de chinches de cama a las diferentes temperaturas de exposición (eje x).

Se calculó y se utilizó la duración del tratamiento a diferentes temperaturas necesarias para matar a los adultos con chinches de cama para estimar la duración de los tratamientos con calor que se utilizarán en las habitaciones, tal como se describe a continuación.

Tratamiento térmico de habitaciones: insectos. Las chinches se separaron con fórceps con punta de pluma en frascos de vidrio (15 ml, Thermo Fisher Scientific) también cubiertos con tela de malla de nylon que permitieron la rápida penetración del aire calentado en el vial durante los experimentos de calor. Se colocaron en cada vial de cinco a diez chinches de cama adultas vivas, de sexos mezclados, y se colocaron de tres a cuatro viales en diferentes lugares entre los muebles de la sala para permitir la estimación de la penetración de calor y la mortalidad de chinches de cama. Debido a que un tratamiento de habitación exitoso requeriría la eliminación de insectos, no intentamos medir las diferencias en la mortalidad de chinches de cama, lo que requeriría una gran cantidad de insectos. La mortalidad por chinches se calculó por vial; un vial se consideró vivo si sobrevivió al menos una chinche, o muerto si todos los insectos murieron durante el tratamiento. Se mantuvo un vial de control en un armario o estante en la sala de tratamiento, lejos del calor. Se observó la supervivencia completa de las chinches en los viales de control en todos los ensayos.

Tratamiento térmico de habitaciones: Equipo. El equipo utilizado en los diferentes experimentos de tratamiento térmico incluyó calentadores eléctricos de espacio con aceite (modelo HO-2018, Pelonis Appliances Inc., Grand Prairie, TX, o modelo EW6507L, DeLonghi, Shelton, CT); ventiladores de caja (50.8 cm de diámetro, Lasko, West Chester, PA); pequeños ventiladores de escritorio, cinta adhesiva, cable de extensión eléctrico, aislamiento de tablero de revestimiento de poliestireno (122 por 224 por 5 cm, Perma “R”, Granada, MS); lona plástica translúcida de 6 mil y mantas. Equipos de monitoreo de temperatura incluidos: termómetros digitales de consumo para interiores / exteriores (Acu-rite, Chaney Instrum. Co., Lake Geneva, WI), registradores de temperatura (Onset Computer Corporation, Pocasset, MA) y sondas de termopar (modelo EMTSS-062G-6, Omega Engineering, Stamford, CT) conectado a una computadora portátil que ejecuta el software de adquisición de datos Tracer Daq (Measurement Computing Corp., Norton, MA).

Habitaciones experimentales. Las habitaciones utilizadas en los experimentos estaban todas en Gainesville, FL. Los muebles estaban agrupados en el centro de la habitación. Los calentadores llenos de aceite se colocaron en el piso alrededor de los muebles y los ventiladores de la caja colocados de manera que el aire atravesara el radiador de los calentadores. Encima de los muebles se colocaron pequeños ventiladores de escritorio para ayudar con la circulación de aire alrededor de los muebles tratados. Se creó una cámara de tratamiento alrededor de los muebles, ya sea con una lona de plástico translúcido de 6 mil (habitación D solamente) o aislamiento de tablero de revestimiento de poliestireno (todas las otras habitaciones). Las habitaciones utilizadas en los experimentos, sus contenidos y el posicionamiento de los contenidos de la sala se describen a continuación.

Un dormitorio (4,0 por 3,4 m) en un apartamento desocupado de un dormitorio en un complejo de viviendas familiares en la Universidad de Florida (habitación D) tenía un piso de baldosas de vinilo sobre losa de concreto, una cama doble con somier, somier, colchón y una cabecera, dos tocadores, un sofá tapizado de dos asientos y una silla tapizada. Se utilizó una lona de plástico de 6-mil para crear la cámara de tratamiento. Para la segunda prueba en esta sala, se usaron cuatro calentadores. Se usaron las mantas de los muebles para contener mejor el calor a su alrededor. Un dormitorio (3.8 por 3.5 m) en un departamento ocupado de dos habitaciones en un complejo de alquiler comercial (habitación M) tenía una alfombra y una cama tamaño caja con somier y colchón, un televisor grande y soporte de TV, un pequeño gabinete de dos puertas y una lámpara de techo. Dos habitaciones dúplex desocupadas (cada una de 17.7 m2) en el segundo piso en el edificio de dormitorios de la Universidad de Florida (habitaciones Ya y Yb) tenían un piso de vinilo sobre concreto y cada una contenía dos camas gemelas de estilo universitario, dos escritorios y sillas, y dos aparadores. Los marcos que sostienen el colchón en la cama se elevaron a la posición más alta posible para que los tocadores, escritorios y sillas pudieran caber debajo de las camas. Un dormitorio (4.3 por 3.7 m) en un departamento ocupado de dos dormitorios en el segundo piso del complejo de viviendas familiares en la Universidad de Florida (habitación G) tenía un piso de alfombra y contenía un somier y un colchón que se levantaron del suelo con dos ladrillos de arcilla roja en cada esquina de la caja, un televisor grande con decodificador de cable y DVD, dos mesillas de noche, computadora de escritorio, varias bolsas de plástico con ropa y otras pertenencias.

Excepto por el dormitorio en un apartamento de dos habitaciones en el complejo de viviendas familiares de la Universidad de Florida, que tuvo una infestación mínima de chinches a pesar de la aplicación previa de pesticidas residuales al área perimetral del muro / unión, y el colchón y somier utilizado en el dormitorio universitario habitaciones, todas las otras habitaciones no estaban infestadas de chinches de cama.

Recopilación de datos. Se controlaron las temperaturas en varios lugares dentro de los muebles tratados, y en lugares donde se colocaron viales con chinches de cama vivos. Las sondas de temperatura y las grabadoras se envolvieron en mantas y se colocaron dentro de los cajones de la cómoda y el escritorio y en otros lugares para simular las condiciones que se espera tengan un aumento de temperatura más lento. Los tratamientos se terminaron cuando las sondas de monitoreo de temperatura de todas las ubicaciones estaban por encima de la temperatura letal esperada para las chinches de cama (45 °C). En ese momento, se retiró la caja o cubierta aislante, y todas las sondas y registradores de temperatura se recuperaron junto con los frascos de chinches de cama. Se etiquetaron los viales de forma adecuada y se evaluó de inmediato la mortalidad de chinches de cama, lo que se confirmó en estrecha observación en el laboratorio. Después del final de la prueba dos en los dormitorios, el colchón infestado de chinches y el somier fueron inspeccionados en busca de insectos vivos y muertos. El colchón y la caja de resortes se inspeccionaron en superficies externas y se quitó la cubierta inferior de la caja de resortes y también se examinó minuciosamente el reverso de la parte superior de la caja de resortes.

Resultados y discusión

Dosis térmica letal. Las chinches expuestas al calor sufrieron altos niveles de caída incluso a temperaturas que finalmente produjeron baja mortalidad (Tabla 1). Para temperaturas entre 43 y 49 °C, el 100% de caída inicial correspondió a 0 – 100% de mortalidad final, dependiendo del tiempo de exposición. Estos resultados demuestran que las exposiciones cortas a temperaturas superiores a 41 °C causarán la inmovilización temporal de las chinches, incluso cuando no se alcancen niveles letales.

Tabla 1. Porcentaje medio de abatimiento inicial y porcentaje medio de mortalidad a las 24 h (±SE) entre chinches adultas expuestas a cinco temperaturas diferentes durante períodos de tiempo variables

Tabla 1. Porcentaje medio de abatimiento inicial y porcentaje medio de mortalidad a las 24 h (±SE) entre chinches adultas expuestas a cinco temperaturas diferentes durante períodos de tiempo variables

a Solo se presentan las combinaciones de tiempo / temperatura utilizadas en la generación de curvas de mortalidad en la Fig. 1 #12 para todas las combinaciones de temperatura / tiempo, excepto #18 para 41°C/ 60 min.

b Abatimiento evaluado inmediatamente después de la exposición al calor.

c Mortalidad final evaluada 24 h después de la eliminación del calor.

Una vez que se interrumpieron las exposiciones de las chinches de cama a las altas temperaturas, algunos insectos pudieron sobrevivir. No probamos la supervivencia a largo plazo de las chinches expuestas al calor y no determinamos si la aptitud de los supervivientes estaba comprometida. Se ha demostrado que las chinches que sobrevivieron a exposiciones a temperaturas no letales tienen un estado físico reducido (Janisch 1933, 1935, citado por Johnson 1941). Los efectos subletales de las altas temperaturas están documentados para varios insectos (Neven 2000, Mahroof et al., 2005). Sin embargo, las lesiones térmicas por temperaturas subletales pueden ser igualmente letales, pero sin los efectos obvios que causan las temperaturas letales (Denlinger y Yocum 1998).

Los coeficientes para el modelo de orden cinético n#0 para la mortalidad térmica de chinches de cama adultas fueron más altos que aquellos para cualquier otro orden cinético (Tabla 2, Fig. 1); por lo tanto, se usaron parámetros para ecuaciones de orden cero para la determinación de dosis térmicas letales. La exposición de chinches de cama adultas a 39 °C durante un máximo de 240 min no causó mortalidad en los insectos expuestos. Sin embargo, la supervivencia de chinches disminuyó con el aumento de la duración de la exposición a temperaturas entre 41 y 49 °C (Fig. 1). A 41 °C, fueron necesarias exposiciones de 60 min para causar una mortalidad del 11% en chinches, pero todas las chinches murieron con exposiciones a 41 °C de 100 min.

Fig. 1. Curvas de mortalidad para chinches adultas expuestas a altas temperaturas (41-49°C) en el laboratorio.

Fig. 1. Curvas de mortalidad para chinches adultas expuestas a altas temperaturas (41-49°C) en el laboratorio.

A 43 °C, el 42% de los insectos murieron con exposiciones de 10 minutos, el 75% con exposiciones de 20 minutos y ninguna chinche de cama sobrevivió a exposiciones de 25 minutos. Con 45 °C, exposiciones de 2 minutos mataron solo 8% de los insectos, pero 3.5 min mataron el 83%, mientras que solo 1 min de exposición a 47 °C mató a 50% de las chinches adultas y todos los insectos murieron con exposición a 47 °C por solo 2.5 min. Todos los insectos expuestos a 49 °C durante solo 1 minuto murieron, y el 75% murió con una exposición de tan solo 0,5 minutos.

Tabla 2. Coeficientes de determinación (r2) para modelos de orden cinético (n # 0,0,5,1,1,5 y 2) para la mortalidad térmica de chinches adultas a cuatro temperaturas

Tabla 2. Coeficientes de determinación (r2) para modelos de orden cinético (n # 0,0,5,1,1,5 y 2) para la mortalidad térmica de chinches adultas a cuatro temperaturas

Aunque nuestros resultados confirman que 45 °C puede matar chinches de cama adultas (varios autores citados por Johnson 1941), está claro que la exposición a estas temperaturas debe exceder los 10 min para garantizar la mortalidad total (Tabla 1, Fig. 2). Las temperaturas de 49 °C o más deberían causar la muerte de las chinches de cama en <1 min. También pueden usarse temperaturas más bajas, entre 40 y 45 °C para matar chinches, pero los tiempos de exposición necesarios aumentan significativamente.

Sin embargo, debido a que las temperaturas superiores a 39 °C son letales para las chinches de cama adultas, a medida que la temperatura aumenta por encima de este nivel umbral potencial, el estrés térmico acumulado en los insectos aumenta continuamente. Por lo tanto, la mortalidad de las chinches de cama puede ocurrir con exposiciones considerablemente más cortas a temperaturas de >41 ° C que las estimadas a partir de nuestros experimentos.

La curva de muerte térmica (Fig. 2) fue similar a la curva obtenida utilizando tiempos predichos para la mortalidad del 99,997% generada por el modelo de orden cero (gráfico no mostrado). Se estimaron los valores para z (la diferencia de temperatura para proporcionar un cambio de 10 veces en la mortalidad) a 4 °C en la curva de muerte térmica, y en 3,97 en el modelo de orden cero. La energía de activación estimada (EA) fue 484.4 y 488.3 kJ/mol en la curva de muerte térmica y el modelo de orden cero, respectivamente. Tanto z como EA son similares a los obtenidos para larvas y huevos de la mosca de la fruta mediterránea (Gazit et al., 2004) y la polilla del manzano (Wang et al., 2002a). La energía de activación para las chinches de cama cae cerca del medio del rango de EA para otros insectos (Jang 1986, Wang et al 2002b, Johnson et al., 2003, 2004, Tang et al., 2007), lo que sugiere que las chinches de cama no son más resistentes a los cambios de temperatura que otros insectos.

Fig. 2. Curva de tiempo de muerte térmica obtenida trazando el tiempo mínimo observado en minutos [log (tiempo) trazado en el eje y] necesario para obtener el 100% de mortalidad de las chinches a las diferentes temperaturas de exposición (eje x). Esta curva define el límite de la combinación de temperatura vs. tiempo que puede esperarse que cause 100% de mortalidad en chinches de cama adultas.

Fig. 2. Curva de tiempo de muerte térmica obtenida trazando el tiempo mínimo observado en minutos [log (tiempo) trazado en el eje y] necesario para obtener el 100% de mortalidad de las chinches a las diferentes temperaturas de exposición (eje x). Esta curva define el límite de la combinación de temperatura vs. tiempo que puede esperarse que cause 100% de mortalidad en chinches de cama adultas.

Los incrementos de temperatura necesarios para matar todas las etapas de chinches están probablemente por debajo de los que podrían dañar los muebles y otros materiales que pueden estar infestados con estos insectos. Investigaciones previas (varios autores citados por Johnson 1941) demostraron solo una diferencia mínima en las temperaturas letales entre huevos, ninfas y chinches de cama adultas. Para simular las temperaturas letales más altas reportadas requeridas para exterminar huevos (Mellanby 1935 citado por Johnson 1941), calculamos un desplazamiento de 1 °C hacia la derecha en la curva de muerte térmica (Fig. 2). Para una temperatura de exposición fija, la exposición requerida para la mortalidad total de las etapas de vida resistentes al calor aumentó en ≈80% por cada aumento de 1 °C en la temperatura letal. Aunque duplicar el tiempo de exposición representa un aumento significativo a bajas temperaturas, para temperaturas ≤45 °C, para las que los tiempos de exposición son muy cortos (<10 min), estos aumentos son insignificantes en lo que respecta a las aplicaciones prácticas.

Tabla 3. Parámetros de tratamiento térmico y temperaturas observadas (media y rango) en habitaciones con suelo de baldosas o alfombras durante el tratamiento térmico localizado del contenido de la habitación.

Tabla 3. Parámetros de tratamiento térmico y temperaturas observadas (media y rango) en habitaciones con suelo de baldosas o alfombras durante el tratamiento térmico localizado del contenido de la habitación.

A Cuatro calentadores utilizados solo en la segunda prueba.

B Prueba inicial, lona de plástico; segunda prueba, lona + mantas; otras pruebas, placas de espuma de poliestireno.

C Temperatura ambiente al inicio del tratamiento y máx. durante el tratamiento.

La temperatura de la habitación no se registró en todas las pruebas.

D Temperatura más alta o más baja máxima entre todas las ubicaciones dentro del sobre de tratamiento para cada prueba.

E Calculado por vial (tres frascos de chinches por ensayo, cada uno con 5 a 10 chinches adultas). Para que cada frasco se considerara vivo debía sobrevivir al menos una chinche de cama, o muerto si todos los insectos murieron durante el tratamiento.

F Algunas chinches murieron en el vial colocado entre el colchón y el somier donde se registró el mayor máximo

Tratamiento térmico de habitaciones.

Entre todos los ensayos de tratamiento térmico, aquellos en habitaciones con pisos alfombrados produjeron temperaturas letales para los chinches en los tiempos más cortos (2.4 – 3.1 h), en comparación con los tiempos de tratamiento entre 4.9 y 7.3 h para habitaciones con piso de baldosas (Tabla 3). Las temperaturas en diferentes lugares dentro de la envoltura del tratamiento (Fig. 3) variaron dependiendo de la posición de los calentadores y ventiladores, la cantidad de muebles y otros materiales dentro de la envoltura que se trata con calor y el nivel de aislamiento entre el monitor de temperatura y el aire caliente dentro del sobre de tratamiento. La diferencia entre las temperaturas máximas más bajas y las más altas medidas en cada prueba de sala variaron de >4 a <23 °C. Las temperaturas más altas siempre se midieron en lugares desprotegidos expuestos al aire caliente en la envoltura de tratamiento. Las temperaturas más bajas se observaron cuando los monitores de temperatura se colocaron dentro de los cajones u otras ubicaciones aisladas, especialmente cuando se envolvieron en mantas que agregaron aislamiento a la alta temperatura del aire en el sobre del tratamiento.

Fig. 3. Temperatura en diferentes lugares dentro de los muebles tratados con calor durante la prueba 2 en la sala Yb.

Fig. 3. Temperatura en diferentes lugares dentro de los muebles tratados con calor durante la prueba 2 en la sala Yb.

Las tasas de calentamiento para diferentes ubicaciones siguieron tendencias que también dependían del grado de aislamiento entre los calentadores y el aire caliente en la envolvente de tratamiento y el dispositivo de control de temperatura.

Las temperaturas en los lugares expuestos tendieron a aumentar rápidamente en la fase inicial del tratamiento térmico, pero tendieron a estabilizarse hacia la fase final del tratamiento. Por el contrario, las temperaturas en lugares aislados del aire caliente aumentaron muy lentamente al comienzo del tratamiento, pero luego alcanzaron una mayor tasa de aumento hacia el final del tratamiento térmico. Las temperaturas en estas ubicaciones aisladas continuaron aumentando incluso después de desconectar los calentadores, especialmente mientras la envoltura del tratamiento se mantuvo intacta.

A pesar de generar temperaturas muy superiores a los niveles letales para las chinches de cama (41 – 49 °C) dentro de la envoltura de tratamiento, el tratamiento térmico no elevó la temperatura ambiente a temperaturas de 32 °C (Tabla 3).

La única otra instancia en que las chinches de cama no murieron durante los tratamientos (un vial en la prueba uno en la sala Yb) se produjo cuando los frascos de chinches se envolvieron en mantas y se colocaron dentro de un cajón lejos de los calentadores. Debido a que la temperatura en esta ubicación no se controló desde fuera de la envoltura de tratamiento, la aplicación de calor se interrumpió, en función de las temperaturas en otras ubicaciones monitoreadas donde alcanzaron el nivel deseable. Sin embargo, esto ocurrió antes de que la temperatura del frasco de las chinches pudiera alcanzar niveles letales. Las discrepancias entre las temperaturas en los lugares monitoreados y en este caso se debieron a un mayor aislamiento proporcionado por el envoltorio de la mantilla y la mala distribución de las temperaturas en la envoltura del tratamiento. Esto ocurrió porque ambos calentadores se colocaron en un lado de la caja aislante y el aire calentado no se distribuyó uniformemente. Estos resultados demuestran la necesidad de colocar calentadores en esquinas opuestas de la envolvente de tratamiento y colocar ventiladores para maximizar la circulación de aire caliente.

Nuestros resultados de los tratamientos con calor en las habitaciones también arrojan algo de luz sobre los resultados del tratamiento con calor solar de los colchones revestidos (Doggett et al., 2006). Los efectos tanto de la pérdida de calor en el suelo como del aislamiento defectuoso de la envoltura del tratamiento, así como la necesidad demostrada de una buena circulación del aire caliente, fueron probablemente los factores que provocaron que la ensolarización del colchón encapsulado no produjera temperaturas uniformemente letales.

La contención y la circulación de calor alrededor del material tratado son factores cruciales en un tratamiento térmico eficiente para el control de chinches de cama. La contención proporcionada por el aislamiento de la placa de revestimiento de poliestireno fue suficiente para evitar la pérdida excesiva de calor de la envoltura de tratamiento y evitar el calentamiento excesivo de la habitación circundante. Debido a que el calor se contuvo y circuló eficientemente, el espacio de aire alrededor de los muebles tratados aumentó rápidamente. Este rápido aumento de la temperatura desde el exterior probablemente provocaría que las chinches se muevan más dentro de los muebles, alejándose del aumento de las temperaturas (Doggett et al., 2006).

El rápido aumento de la temperatura también es probable que inmovilice rápidamente a las chinches de cama, como se observó durante nuestros estudios de laboratorio. Además, el rápido aumento de la temperatura permite completar el tratamiento en poco tiempo, muy por debajo de las 16 horas requeridas para los tratamientos de habitación completa (Getty et al., 2008). Los tiempos de tratamiento prolongados causan una interrupción importante en el uso de la estructura tratada, requieren una mayor entrada de energía y previenen la aplicación simultánea de pesticidas residuales.

El proceso descrito en este documento proporciona un método para el tratamiento térmico de los muebles y otros contenidos de la sala, a la vez que brinda la oportunidad de la aplicación de pesticidas residuales en la habitación. El costo total de los calentadores, ventiladores, aislamiento, equipos de monitoreo de temperatura y otros materiales diversos utilizados fue de aproximadamente US$ 300. Debido a las temperaturas relativamente bajas requeridas para la eliminación de chinches de cama, se pueden lograr tratamientos térmicos limitados de los contenidos de la sala utilizando equipos de bajo costo en <6 h. Esto permitiría el uso de este método en combinación con otros métodos de control de chinches de cama con una interrupción mínima en el uso de la sala tratada.

Sobre El Autor

Experto en TerMiTaS, David Mora

Artículos Relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: