La autothysis o explosión de las termitas.

Una de las funciones más complejas que han sido descubiertas en la naturaleza, es llevada a cabo por una especie de termitas, las Globitermes Suphureus, las cuales al parecer y según muchos de sus más fervientes investigadores, poseen uno de los mecanismo más letales de ataque, ¿Cómo lo llevan a cabo? Veamos.

Una vez entras a un termitero, de manera inesperada, lo más probable es que caigan sobre ti centenares de termitas que se encargarán de aprisionarte con sus fuertes mandíbulas, hasta el momento esto es lo que generalmente sucede: las termitas se defienden gracias a su fuerza bruta y a sus feroces mandíbulas.

Ahora bien, esto no es todo, al menos no lo es en todos los casos, como podrás adivinar, existen diferentes clases de termitas soldado, esto quiere decir, que existen por lo tanto diferentes mecanismos de defensa, es por esta razón que no podía faltar la termita kamikaze o suicida, la cual realiza un fuerte contracción de los músculos de su cuello, luego asoma un asombroso bulto, se hincha de manera sorprendente y continúa hinchándose y continúa hinchándose hasta hacer explosión.

Una vez hace explosión, esta termita libera una sustancia amarillenta, una especie de baba tóxica que suele tener a su vez, las cualidades de un pegamento, evidentemente la termita soldado muere tras esta acción, pero ha logrado su cometido, su adversario también morirá, intoxicado, inmovilizado e ingratamente sorprendido tras este mecanismo de acción, un maravilloso recibimiento para cualquier atacante.

¿Cuándo y como fueron descubiertas las termitas que hacen explosión?

Durante el año de 1974, dos naturalistas llamados Erik Maschwitz y Ulrich Maschwitz propusieron la palabra autothysis para tratar de definir este comportamiento de las termitas, por lo tanto se puede concluir que la autothysis es un proceso en el cual la termita logra destruirse a sí misma de manera tal que logra liberar una secreción tóxica y pegajosa a través de su piel.

Según las propias palabras de los naturalistas Maschwitz, la autothysis es un suicidio altruista, un suicidio que lleva a cabo la termita por el bien de la comunidad a la que ellos mismos pertenecen, el término autothysis se deriva del griego, de las palabras auto que quiere decir a sí mismo, y de la palabra lysis, que quiere decir pérdida.

Los naturalistas Maschwitz eran especialista en el estudio del comportamiento social de las hormigas y estos propusieron el término, debido al comportamiento suicida de la hormiga carpintera u hormiga de Saunders, la camponotus saundersi, la cual cuenta con las mismas características defensivas que la termita que hemos señalado anteriormente.

La autothysis es una técnica que comparten diversas especies de termitas soldado, tales como las Serritermes Serrifer, Dentispicotermes, Genuotermes y Orthognathotermes¸ algunas especies de termitas como las apicotermitinae, las cuales no cuentan con termitas soldado o las termitas de los géneros Grigiotermes y Ruptitermes suelen emplear las termitas obreras para llevar a cabo esta labor, de manera tal que estas deben dar su vida ante el enemigo con el propósito de defender a su propia colonia.

Algunas de estas termitas anteriormente mencionadas, llevan a cabo su labor de la siguiente manera: una vez el invasor se acerca por uno de los túneles del termitero, estas lo bloquean con sus cuerpos de manera tal que forman una barrera, barrera que finalmente explota en conjunto una vez se acerca el enemigo.

Y no es para menos la sorpresa ante semejante sistema de ataque, hace poco se ha descubierto una nueva especie de termita que lleva a cabo este tipo de práctica, el citado suicidio altruista para defender a su nido, se trata de la neocapritermes taracua, las cuales son termitas obreras que ya se encuentran ancianas y las cuales no pueden ya realizar sus labores como obreras, de manera efectiva.

Estas termitas comienzan a acumular saliva en su abdomen y en su piel, proteínas ricas en cobre, de este modo se van poniendo gordas y azules, así que ante el asomo del enemigo estas termitas viejitas, gordas y azules, se acercan haciendo explosión y bañando a sus asaltantes de proteínas ricas en cobre que al mezclarse con la baba de la termita generan un efecto corrosivo, quemando y envenenando todo aquello que se cruce en su camino.

A %d blogueros les gusta esto: