Hace unos meses nos llamó un Hospital de Cataluña que no conseguía solucionar un problemas con “chinches de cama” después de varios tratamientos realizados. Al llegar allí pude apreciar que las chinches estaban muy localizadas en las ventanas -algo muy poco habitual- y aunque ciertamente el aspecto a simple vista era el de chinches de cama, los adultos eran como un milímtro más pequeños y de color más claro.  Un examene más detenido en laboratorio nos confirmó que en realidad se trataban de Oeciacus hirundinis, chinche de las golondrinas, las cuales pueden llegar a picar ocasionalmente al ser humano pero no es lo habitual.

Las chinches procedian de los nidos de las golondrinas los cuales estaban junto a las ventanas, por lo que el tratamiento consistió -no en quitar o tratar esos nidos- sino más bien en sellar completamente las ventanas.

Os comparto algunas fotografías ©David Mora

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre El Autor

Experto en TerMiTaS, David Mora

Artículos Relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: