En ocasiones se dice que los que trabajamos en el control de termitas tendemos a dramatizar y favorecer el crear alarma social respecto al poder destructivo que acompaña a las termitas subterráneas, con el objeto de poder vender más fácilmente.

Si bien pudiera ser cierto que haya quien trabaje de este modo, no se debería generalizar, pues hay una realidad innegable para cualquier que tiene contacto con esta plaga, y es el hecho de que en determinadas circunstancias, son capaces de poder derribar una vivienda cuya estructura sea de madera.

Considero que hay imágenes que hablan por sí mismas, estas corresponden a una visita que realicé a varias viviendas de un casco urbano de Guadalajara esta misma semana:

Si usted cree tener termitas subterráneas en su vivienda, contacte con uno o varios profesionales para recibir un asesoramiento al respecto.

A %d blogueros les gusta esto: