Los polvos son cada vez más populares para las chinches de cama. Aunque los ensayos anteriores con tierra de diatomeas fueron decepcionantes, los investigadores de la Universidad de Kentucky y los profesionales de plagas están viendo cosas interesantes con el gel de sílice. Por Michael F. Potter, Kenneth F. Haynes, Jennifer R. Gordon, Larry Washburn, Melody Washburn y Travis Hardin

Foto 1. Para el control de chinches de cama hay varios polvos disponibles

Las chinches de cama han sido por mucho tiempo empapadas y espolvoreadas con insecticidas. Mientras que los tóxicos se aplicaron más típicamente como líquidos, las camas y pertenencias infestadas también se espolvorearon con materiales tales como azufre, piretro y polvo de DDT al 10%. Sin una solución simple de una sola aplicación, las empresas están utilizando nuevamente polvos en sus programas para controlar chinches de cama. Las formulaciones de polvo actuales a menudo contienen como ingredientes activos piretroides (por ejemplo, Tempo Dust [Bayer Environmental Science], DeltaDust [Bayer Environmental Science]) o neonicotinoides (Alpine [BASF Corp.]). Si bien tales materiales pueden ser eficaces, la resistencia y otros factores han alimentado el interés en los polvos que matan por desecación. (foto 1) En estudios anteriores con tierra de diatomeas, el compuesto tuvo un buen desempeño en el laboratorio, pero deficiente en el campo (Romero et al., 2009, Potter et al., 2013). El presente estudio se centra en otro desecante en polvo, sílica gel, evaluado tanto en el laboratorio como en apartamentos infestados de chinches de cama.

ENTENDIENDO EL SíLICA GEL. Los geles de sílice son polvos blancos, esponjosos, fabricados a partir de sílice. La sílice (Si) comprende más de un cuarto de la corteza terrestre en forma de arena, cuarzo, arcilla y otros materiales. Muchas plantas, incluidas las que comemos, absorben del suelo formas solubles de sílice. La sílice no se produce naturalmente en su forma pura, sino que reacciona con oxígeno y agua para formar dióxido de silicio (SiO2). Por lo tanto, los términos “sílice” y “dióxido de silicio” a menudo se usan indistintamente. Tanto el sílica gel como la tierra de diatomeas (DE) están compuestas por dióxido de silicio, pero sus orígenes y fabricación son diferentes. DE se extrae de restos fosilizados de plantas microscópicas (diatomeas) cuyas cáscaras endurecidas contienen sílice. Sin embargo, el sílica gel se produce sintéticamente, generalmente a partir de arena, a través de diversos procesos de fabricación. El término “gel” es algo engañoso ya que el material es duro y a menudo se forma en perlas o gránulos. El sílica gel también es amorfo (no cristalino), lo que disminuye enormemente su riesgo potencial para los humanos. El sílica gel y otras formas de sílice amorfa sintética tienen muchos usos industriales más allá de los insecticidas. Son desecantes eficientes (agentes de secado), por lo que a menudo se empacan productos electrónicos con bolsas pequeñas de este material para evitar la acumulación de humedad durante el envío y el almacenamiento. Debido a sus propiedades antiaglomerantes, a veces se agregan geles de sílice a alimentos en polvo, productos farmacéuticos y cosméticos.

Papel como insecticidas. La industria de control de plagas ha utilizado productos que contienen sílica gel durante más de medio siglo. El primer producto de este tipo (Dri-Die, Fairfield American Corp.) se registró en 1956. Las formulaciones empleadas para el control de plagas tienden a ser polvos ligeros y esponjosos compuestos de partículas muy pequeñas y porosas. Las partículas diminutas a menudo tienen una carga electrostática que les ayuda a adherirse a los insectos que se arrastran sobre las superficies tratadas. A veces conocidos como “aerogeles”, los polvos resultantes pueden ser tan ligeros que una botella de tamaño pequeño pesa solo unas pocas onzas. Debido a que las partículas son tan livianas, a menudo se suspenden en el aire después de la aplicación. Para superar esto, algunas formulaciones contienen aditivos tales como destilado de petróleo (por ejemplo, Drione, Bayer Environmental Science), o se dispensan como aerosoles líquidos (Tri-Die, BASF Corp.). Estas dos formulaciones también contienen piretrinas y butóxido de piperonilo. Recientemente, Rockwell Labs introdujo otra formulación (CimeXa) que contiene gel de sílice amorfo al 100% y sin otros aditivos.

Mecanismo de acción. Tanto el sílica gel como la tierra de diatomeas matan a los insectos al eliminar una porción del revestimiento exterior ceroso y delgado que les ayuda a conservar la humedad. Como resultado, se secan y mueren por deshidratación. Al igual que el papel de lija superfino, DE actúa principalmente mediante la abrasión de la capa protectora externa de la cera a medida que el insecto se arrastra sobre o a través de las partículas. En lugar de causar abrasión, el sílica gel funciona más como una esponja para absorber las ceras cuticulares en las partículas. Los geles de sílice tienen una gran capacidad de absorción de aceite. Los estudios han demostrado que tales polvos altamente “absorbentes” son generalmente más efectivos que los polvos abrasivos y menos absorbentes (como DE), especialmente en condiciones de campo (Ebeling 1961, 1971; Subramanyam y Roesli 2000). Debe tenerse en cuenta que el ácido bórico no es un desecante y tiene poco efecto sobre las chinches de cama, ya que debe ingerirse. Ninguno de los polvos antes mencionados mata a los insectos obstruyendo los poros respiratorios (espiráculos) como a veces se cree erróneamente.

Perfil de seguridad. El sílica gel tiene baja toxicidad para los mamíferos. La LD50 oral aguda es comparable a la sal de mesa. Como se señaló anteriormente, el compuesto se agrega rutinariamente a alimentos y productos farmacéuticos para evitar la aglutinación. Con respecto al peligro de inhalación, se debe hacer una distinción importante entre el sílica gel no cristalino producido sintéticamente y la sílice cristalina de origen natural, como el polvo de cuarzo. La inhalación de pequeñas partículas de sílice cristalina, como podría ocurrir durante el arenado o las operaciones mineras, puede causar silicosis y otras enfermedades respiratorias crónicas. Esto no preocupa con los insecticidas de sílica gel no cristalino. (Nota del autor: Si bien la inhalación de sílice cristalina no debería ser una preocupación con la tierra de diatomeas, el riesgo es aún menor con sílica gel. El sílica gel producido sintéticamente es casi 100% de sílice no cristalino. La tierra de diatomeas también está compuesta en gran parte por sílice amorfo [no cristalino], pero puede contener impurezas, incluyendo pequeñas cantidades de sílice cristalino). Debido a sus propiedades de desecación, el polvo también tiene un efecto de secado en la piel que puede evitarse usando guantes o lavándose después del uso.

PRUEBAS DE LABORATORIO. Se llevaron a cabo una serie de experimentos para evaluar los efectos del sílica gel en chinches de cama. Se usó polvo insecticida CimeXa (Rockwell Labs, North Kansas City, MO) que contenía sílica gel 100% amorfo en todos los experimentos.

Prueba de laboratorio n°1. En este experimento, las chinches adultas de tres poblaciones diferentes se expusieron a depósitos superficiales de polvo CimeXa, Temprid SC (-ciflutrina + imidacloprid, 0,075%) o agua sola. Las poblaciones recolectadas de Lexington (LEX-6) y Cincinnati (CIN-TS) fueron previamente determinadas como altamente resistentes a los insecticidas piretroides. La tercera población, recolectada hace seis años en Nueva York (NY-1), fue inicialmente altamente resistente, pero desde entonces ha vuelto a ser algo menos resistente. Veinte machos adultos de cada población fueron confinados individualmente en discos tratados con papel de filtro negro. El polvo CimeXa se aplicó con un pequeño pincel para artesanía, dejando un depósito fino y apenas visible sobre la superficie de papel negro. Los discos humedecidos con Temprid o solo con agua se dejaron secar por completo antes de colocar los insectos en las superficies tratadas. La mortalidad se registró después de 1, 2, 3 y 7 días de exposición continua a cada tratamiento.

Resultados. El polvo de CimeXa fue altamente efectivo contra las tres poblaciones, matando a todos los insectos en 24 a 48 horas (Figura 1). El resultado rápido con sílica gel fue especialmente notable dada la cantidad apenas visible de polvo aplicado. Temprid SC fue considerablemente menos efectivo, especialmente contra las dos poblaciones altamente resistentes a los piretroides. Ninguna chinche de cama de LEX-6 o CIN-TS sucumbió durante siete días de confinamiento continuo en superficies tratadas, mientras que la cepa moderadamente resistente (NY-1) mostró 45 y 70 % de mortalidad a los tres y siete días de exposición.

Figura 1. Efecto acumulado en tres cepas de chinches expuestas a CimeXa y Temprid. Los insectos fueron expuestos continuamente a depósitos secos en papel de filtro. (Los datos se corrigieron por la mortalidad del control, que nunca excedió el 15%).

Prueba de laboratorio n.°2. En tres experimentos adicionales, evaluamos los efectos del sílica gel aplicado como polvo o mezclado con agua y rociado sobre las superficies. Las chinches macho adultas tratadas pertenecían a una población moderadamente resistente recolectada ocho años atrás en Cincinnati (CIN-1). En cada experimento, se aplicaron los tratamientos a discos de 4,3 pulgadas de diámetro cortados de una alfombra comercial estándar “de corte y lazo”. Para simular una exposición más breve, se liberaron grupos de 10 chinches (cuatro repeticiones por tratamiento) sobre un cristal invertido en el centro de cada disco y se les permitió arrastrarse por la alfombra tratada (foto 2). Al llegar al borde, una exposición que oscila entre algunos segundos y aproximadamente cinco minutos, se quitó cada chinche y se registró la mortalidad durante un período de dos semanas. En la primera evaluación, se comparó el polvo CimeXa con tierra de diatomeas (Mother Earth, BASF Corp.) y no se trató la alfombra. Ambos productos se aplicaron con un sacudidor similar a un fuelle (Executive Pest Control Products, Southlake, Texas) en un cilindro de plexiglás orientado verticalmente por encima de cada disco. El cilindro actuó como un vacío y permitió una deposición más uniforme de polvo en la superficie del objetivo. Otro grupo de discos no fue tratado para servir como control. En un segundo experimento, se expusieron las chinches a diferentes cantidades de sílica gel al variar el número de inhalaciones en el vacío del Plexiglas. En un experimento de laboratorio final, comparamos el polvo de CimeXa con el mismo material mezclado con agua y aplicado como un aerosol. Las diluciones se prepararon mezclando 1, 4 y 8 onzas de polvo de CimeXa por galón de agua. Se usó una botella fina de nebulización para humedecer los discos de alfombra con la suspensión acuosa (se aplicaron 0,9 ml en tres chorros).

Foto 2. Configuración utilizada para simular una exposición breve a la alfombra tratada. Las chinches de cama fueron soltadas encima de un cristal de reloj en el centro y quitadas después que se arrastraron hasta el borde de la alfombra tratada.

Resultados. El sílica gel fue sustancialmente más efectivo que la tierra de diatomeas cuando se expusieron brevemente las chinches de cama a sus depósitos. Casi todas las chinches (97.5 por ciento) murieron dentro de las 24 horas de caminar sobre la alfombra de sílica gel, mientras que solo el 10 por ciento sucumbió a la tierra de diatomeas (Figura 2). La cantidad de CimeXa aplicada en esta instancia (1.34 mg/cm2) fue típica de la práctica comercial; sin embargo, también fueron efectivas cantidades menores de polvo (0.4 y 0.13 mg /cm2) aplicadas en un experimento posterior. Se produjo una mortalidad rápida, del 100 por ciento, incluso cuando se aplicó la menor cantidad de polvo (Figura 3, también ver la foto 3). La Figura 4 (visite www.pctonline.com) muestra el resultado cuando se aplicó sílica gel como pulverización acuosa en relación a la aplicación como polvo. Ambas formas de tratamiento, especialmente el polvo, causaron una mortalidad considerable. Aunque la etiqueta CimeXa recomienda mezclar 16 onzas de polvo por galón de agua, nos preocupaba que la suspensión lechosa dejara un depósito notable en las superficies interiores tratadas. En consecuencia, la dilución máxima que probamos fue de 8 onzas por galón. Esto dio como resultado una dosis de gel de sílice de aproximadamente 0,55 mg / cm2, aproximadamente cuatro veces mayor que la cantidad aplicada como polvo (0,13 mg/cm2) pero aún así no tan efectiva.

PRUEBA DE CAMPO. El procedimiento utilizado para evaluar el gel de sílice en los apartamentos infestados de chinches de cama fue similar al utilizado anteriormente para probar DE (consulte “Where Do Bed Bugs Stand When the Dust Settles?”, PCT, diciembre de 2013).

Para su evaluación se eligieron diez apartamentos infestados ubicados en seis edificios en todo el centro de Kentucky. Seis de las unidades fueron tratadas con polvo de CimeXa, mientras que cuatro fueron tratadas con CimeXa mezclado con agua y se aplicaron como un spray. Cada apartamento fue inspeccionado minuciosamente antes del tratamiento, registrando el número de chinches de cama vivas (adultos y ninfas) que se encontraron en las camas, muebles tapizados y en otros lugares. Varias de las unidades estaban muy infestadas antes del tratamiento (foto 4). Los niveles de infestación previa al tratamiento basados en recuentos visuales variaron de 30 a 1255 chinches de cama vivas por apartamento (media = 390) en unidades tratadas con el polvo y de 317 a 2150 por apartamento (promedio = 1.086) en unidades tratadas con la suspensión acuosa. También se inspeccionaron los apartamentos adyacentes, pero no se trataron, ya que mostraban signos mínimos de infestación. Informamos a los inquilinos y los administradores de las propiedades del protocolo de tratamiento antes de comenzar el estudio. A los residentes se les recomendó que no aplicaran tratamientos por sí mismos, y se les dijo que no hicieran ninguna preparación antes de nuestro tratamiento. No les pedimos que desmontasen camas, lavaran ropa de cama o ropa, ni que descartaran muebles infestados. Además, no se instalaron fundas en los colchones ni en los somieres. De esta manera, esperamos observar los efectos del sílica gel en las poblaciones de chinches, además de otras tácticas de manejo de plagas. Cada apartamento se trató únicamente con sílica gel, es decir, no se aplicaron otros insecticidas. En lugar de usar un plumero comercial, el polvo se aplicó con pinceles de cerdas suaves y brochas cosméticas compradas en tiendas minoristas (foto 5). El motivo para “pincelar” en lugar de “soplar” el sílica gel seco era minimizar la deriva y el “retroceso” cuando se aplicaba el polvo en áreas no vacías. Otra razón para realizar el tratamiento de esta manera era que, si los no profesionales querían utilizar polvos desecantes para controlar las chinches de cama, no tendrían acceso inmediato a equipos comerciales para quitar el polvo. Las herramientas que utilizamos, rudimentarias según los estándares de la industria, fueron, no obstante, una mejora con respecto a los dispensadores tipo botella de compresión que suelen acompañar a los polvos vendidos al público. Para la aplicación de sílica gel líquido, la etiqueta CimeXa recomienda mezclar 1 libra de polvo por galón de agua. Sin embargo, en base a los hallazgos de laboratorio previos y las consideraciones de manejo, optamos por aplicar 4 onzas del polvo por galón de agua, utilizando un pulverizador portátil de 1 cuarto de galón (B & G Equipment Co., Jackson, GA). Tanto la aplicación del polvo como del aerosol fueron minuciosos, apuntando a las áreas donde se encontraron o es probable que se produzcan chinches de cama, especialmente a lo largo de las costuras y los bordes de los colchones, somieres, colchas y muebles tapizados. La cantidad de polvo CimeXa aplicado en seis apartamentos asignados a este tratamiento fue de aproximadamente 1 a 3 onzas.

La intención era aplicar un depósito fino sin dejar una acumulación discernible de polvo en las superficies. La cantidad de CimeXa aplicada en cuatro apartamentos como líquido varió de 2 a 18 onzas de dilución de pulverización. Algunas unidades fueron tratadas solo una vez, mientras que otras fueron tratadas en algunas áreas por segunda vez. Las inspecciones de seguimiento de los apartamentos se realizaron generalmente semanal o quincenalmente, registrando el número y la ubicación de las chinches de cama vivas en cada visita.

Resultados. El polvo de CimeXa causó una disminución rápida en el número de chinches de cama en los apartamentos tratados (Figura 5). En comparación con el recuento promedio inicial de chinches de cama (390), se observó una reducción del 82.3 % después de una semana y la evaluación final encontró un 98.1 % menos de chinches. Estos resultados fueron notablemente mejores que los que vimos cuando los apartamentos fueron tratados de manera similar con tierra de diatomeas (Potter et al., 2013) y se comparan favorablemente con ensayos anteriores que utilizaron aerosoles líquidos de Temprid y Phantom (Potter et al., 2008, 2012).

Figura 5. Número de chinches de cama vivas encontrados en seis apartamentos distintos antes y después del tratamiento con polvo de sílica gel. Se colocó una segunda aplicación en algunas áreas de algunas unidades como se muestra en las flechas ( ).

Cuando se aplicó sílica gel en suspensión acuosa, la reducción promedio de chinches de cama después de una a dos semanas fue del 35,1%; la Unidad 3 en realidad tuvo un pequeño aumento (5.4 por ciento) en cantidad. En la última observación, de 3.5 a 5 semanas después del tratamiento inicial, la reducción del porcentaje promedio fue del 33.9%, y la Unidad 2 mostró un aumento del 6.6%. Además de la disminución de la eficacia, el spray dejó un depósito blanco distinto en las superficies tratadas (foto 6). Tales depósitos probablemente habrían sido incluso más evidentes si la suspensión acuosa de sílica gel se hubiera aplicado a la concentración marcada de 1 libra en lugar de 4 onzas por galón. La eficacia disminuida del sílica gel aplicado en suspensión acuosa también fue informada por Ebeling (1971). Mezclar el polvo con agua aparentemente reduce la cantidad de material recogido por los insectos que se arrastran sobre las superficies tratadas. Los cuatro sitios de estudio tratados con la suspensión acuosa de CimeXa se interrumpieron y se trataron convencionalmente después de cuatro a seis semanas, según nuestro acuerdo con los ocupantes.

RESUMEN E IMPLICACIONES. Los resultados muestran claramente que el sílica gel es más potente matando chinches de cama que la tierra de diatomeas. Las exposiciones abreviadas (tan breves como unos segundos) a depósitos apenas visibles dieron como resultado una mortalidad del 100% de las chinches adultas. La mortalidad rápida y completa ocurrió incluso con cepas altamente resistentes que no se pudieron matar con Temprid, el insecticida líquido más utilizado para las chinches de cama (Potter et al., 2013). Las pruebas de laboratorio y de campo indican además que el sílica gel es más eficaz aplicado como polvo que en suspensión acuosa.

Aunque la etiqueta de CimeXa incluye instrucciones para mezclar el polvo con agua y aplicarlo como aerosol, la suspensión lechosa deja un depósito distintivo en muchas superficies interiores. Queda por ver si la aplicación con pincel de sílica gel tiene utilidad para el manejo de chinches de cama. La utilización de insecticidas en polvo para esta plaga generalmente involucra soplar materiales en los huecos de la pared, la cama y los muebles, debajo de los bordes perimetrales de la alfombra, etc. Para minimizar el retroceso y la deriva de partículas, se necesitaba un método diferente para tratar costuras, mechones, pliegues y grietas, donde reside la mayoría de las chinches.

¿TRATAMIENTO COMO PREVENCION? Quizás lo más intrigante es la posibilidad de utilizar sílica gel como prevención. Los estudios han demostrado que las chinches de cama son muy móviles dentro y entre las unidades de vivienda (Wang et al., 2010, 2012, Potter et al., 2013). Los adultos y las ninfas se capturan rutinariamente en los monitores colocados en las áreas para dormir y para sentarse, así como también alrededor del perímetro de la habitación. Recientes estudios genéticos también han revelado que las infestaciones en edificios de unidades múltiples se deben más a la dispersión activa que a la introducción repetida porlos ocupantes del edificio (Booth et al., 2012). Las chinches de cama pueden atravesar paredes, pisos y techos a través de grietas y aberturas utilitarias. También infestan las unidades vecinas atravesando pasillos y obteniendo acceso por debajo de las puertas de entrada. En base a lo que observamos, parece probable que la propagación y propagación de infestaciones podría reducirse mediante la aplicación de un depósito ultraligero de sílica gel alrededor del perímetro (áreas del zócalo) de las unidades de vivienda. Dependiendo del riesgo de infestación, la aplicación proactiva también puede estar garantizada debajo y alrededor de las camas, sofás y sillones reclinables, a lo largo de pasillos / corredores comunes y debajo de las puertas de entrada de la unidad.

En el futuro, esperamos ayudar a desarrollar herramientas para hacer que tales aplicaciones sean limpias y eficientes. Si no se disminuye al pasar la aspiradora o se oscurece por el polvo doméstico, el depósito probablemente tendrá un efecto residual prolongado por quizás más de un año. La resistencia sería menos probable ya que las plagas rara vez se vuelven inmunes a los insecticidas desecantes. Aunque el sílica gel tiene baja toxicidad para los mamíferos, el polvo es ligero y polvoriento. Las partículas en el aire pueden irritar los ojos y las vías respiratorias, y el polvo también tiene un efecto de secado en la piel. No obstante, las instrucciones de la etiqueta permiten la aplicación a todo el complejo de la cama, incluido el colchón. Al igual que con cualquier aplicación de insecticida, los profesionales en manejo de plagas deben decidir, según las circunstancias, si la aplicación es prudente. Cuando se trata de chinches, existe una creciente necesidad de soluciones sostenibles efectivas, de bajo costo, especialmente para las poblaciones subatendidas que sufren de manera desproporcionada. El sílica gel, uno de nuestros insecticidas más desgastados por el tiempo, podría ser una de esas soluciones.

Nota del editor: Visite www.pctonline.com para obtener la lista de referencias que acompaña este artículo.

Fotos © M.F. Potter y K.F. Haynes. Michael F. Potter y Kenneth F. Haynes son profesores en la Universidad de Kentucky. Jennifer R. Gordon es un estudiante de doctorado en la misma institución. Lawrence y Melody Washburn poseen Blue Diamond Exterminating Co. en Hyden, Kentucky, y Travis Hardin es el gerente de la sucursal de OPC Services en Lexington, Kentucky.

Sobre El Autor

Experto en TerMiTaS, David Mora

Artículos Relacionados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: