El alcance de la eliminacion utilizando cebos

El alcance de la eliminacion utilizando cebos

Para poder determinar el alcance de las eliminaciones de colonias tras la utilización de cebos, escogimos una propiedad situada en Sant Just Desvern (Barcelona), la cual presentaba actividad de termitas en su interior, y en un mueble de madera situado en uno de los laterales exteriores del inmueble.

En el mes de mayo del 2010, instalamos inicialmente 17 estaciones subterráneas (del sistema Termitania, fabricado por Quimunsa), 12 grandes y 5 pequeñas (Véase Figura 8). En las estaciones grandes, solamente introdujimos cartón como elemento de captura, y en las estaciones pequeñas mantuvimos los testigos de pino que traen el propio sistema.

Durante la primera revisión pudimos conectar con una colonia de termitas subterráneas (reticulitermes banyulensis posiblemente) en el exterior de la propiedad, en las estaciones 4, 10 y 12. Todas las termitas fueron marcadas con rojo neutro al 1% durante 7 días, sin embargo tan solo fueron soltadas inicialmente al mismo lugar de origen las termitas de la estación Nº4.

Cada 15 días procedimos a realizar nuevas revisiones de las estaciones repitiendo este proceso de marcación, pero no realizábamos suelta de las termitas capturadas y marcadas en cada una de las estaciones, hasta encontrar aunque solo fuera una termita marcada y soltada en otra estación confirmada como perteneciente a la colonia objeto del estudio.

Para el mes de octubre 2010, el resultado de dicho estudio, es el que se muestra en la Figura 9 y 10, en el cual pudimos confirmar la presencia dos colonias de termitas dentro de la misma propiedad. La colonia marcada -sería objeto inicial de tratamiento- estaba situada en el terreno sobre el que instalamos las estaciones: 1, 2, 4, 9, 10, 11, 12 respectivamente. En ese mismo mes se decidió realizar la instalación de las estaciones interiores de pared (18, 19, 20 y 21) cuyo contenido era cebo con flufenoxurón al 0,02%, coincidien

do dicha instalación con actividad acústica positiva de aquellos elementos de madera sobre los cuales las estaciones de pared tenían contacto.

En el mes de enero 2011, se confirmó que las termitas que habían entrado contacto con el cebo y que iniciaron su consumo, pertenecían a la misma colonia cuya actividad exterior detectamos en las estaciones de suelo, siendo el caso de que encontramos termitas marcadas de rojo en la estaciones 18, 19 y 20.

Durante las siguientes revisiones, se perdió contacto en la estación interior Nº18, pero se mantuvo contacto y consumo de cebo en las estaciones 20 y 19 (Figura 9), siendo en esta última la única que requirió de reposición de una bolsa de cebo (50 gramos) al detectar un alto grado de actividad y consumo.

Durante todo este proceso, se mantuvo contacto visual y acústico con termitas localizadas en un marco de una puerta que daba hacia el exterior, en el sótano de la vivienda (había dos alturas), y en un mueble de madera situado en junto a la fachada trasera de la vivienda, actividad que correspondía con la segunda colonia sin conexión con la marcada y tratada con cebo.

Para la revisión del mes de julio 2011, pudimos observar que la ausencia de actividad acústica y actividad de termitas en el interior de las estaciones de control (18, 19 y 20), se llevó a cabo al mismo tiempo con la pérdida de actividad en la estaciones de monitoreo exteriores (1, 2, 4, 9, 10, 11 y 12). (Véase Figura 10).

En las estaciones interiores, 18 y 20 el consumo fue mínimo, quizás 5 gr. de cebo tan solo en la estación 19, pudimos encontrar un consumo de unos 70 grs durante el tratamiento.

En el caso que nos ocupa, solamente fueron necesarios unos 100 grs de consumo de cebo para conseguir la eliminación completa de la colonia de termitas que fue objeto de estudio entre los meses de mayo 2010 hasta julio 2011.

cebos-termitas-barcelona

Existen protocolos de laboratorio que permiten evaluar y certificar el grado de eficacia frente al género reticulitermes por parte de los cebos objeto de análisis y estudio, sin embargo no tenemos constancia de un procedimiento que permita evaluar el alcance de las eliminaciones dentro de una misma colonia de termitas subterráneas tras la ingesta de cebo en alguna zona que conecte con la misma.

En el caso que nos ocupa, el procedimiento utilizado no solo sirvió para determinar la extensión de una misma colonia, y poder observar como la difusión del cebo a través de prácticamente un solo punto de contacto permitió su eliminación, sino que al mismo tiempo nos ayudó a comprender que dentro de una misma propiedad es posible la presencia de más de una colonia de termitas, las cuales puede seguir activas si no se lleva a cabo una adecuada inspección e instalación.

Figura 6 – Estación de pared Nº 19

Figura 8 (Mayo 2010)

Figura 9 (Junio-Octubre 2010)

Figura 10 (Noviembre 2010- Julio 2011)