En el año 2005 se realizó un tratamiento contra termitas en el casco urbano de Villafranca (Córdoba), concretamente en toda una manzana -conjunto de viviendas- dentro del casco urbano. El tratamiento utilizado consistió en la inyección de un producto químico en el suelo de las viviendas y perímetro de toda la zona objeto de tratamiento. El producto utilizado tenía como ingrediente activo el fipronil, y el objetivo era la completa eliminación de las colonias de termitas subterráneas.

Corría el año 2007 cuando apareció en la prensa un gran titular que expresaba que dicho tratamiento había permitido la erradicación de las termitas en dicho casco urbano, cuando era el caso, de que pocos días atrás había podido comprobar que las termitas continuaban activas -y mucho- en el interior de algunas de las viviendas tratadas. Era evidente que era un titular con fines políticos.

Comparto artículo publicado y mi respuesta al día siguiente en la sección de ‘Cartas al Director’. Ni que decir queda que me llamaron de la Diputación de Córdoba -lugar en el cual trabajaba el teniente alcalde de Villafranca- para que les indicara el lugar exacto del lugar en el cual las termitas estaban activas, pues la empresa contratada no daba con ellas, según sus comentarios.

tratamiento-termitas-villafranca-cordoba-cebos

tratamiento-termitas-villafranca-cordoba-cebostratamiento-termitas-villafranca-cordoba-cebos2tratamiento-termitas-villafranca-cordoba-cebos2b

tratamiento-termitas-villafranca-cordoba-cebos2

tratamiento-termitas-villafranca-cordoba-cebos2

tratamiento-termitas-villafranca-cordoba-cebos2b

tratamiento-termitas-villafranca-cordoba-cebos2b

REPELENCIA AL FIPRONIL POR PARTE DE LAS TERMITAS

Una publicación con el título “Termitas y otros insectos xilófagos en Chile: Especies, Biología y Manejo” -escrito por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias del Ministerio de Cultura de Chile- dice en su página 122-3 en relación a un producto con fipronil como ingrediente activo:

“Observaciones efectuadas en dos estaciones de monitoreo de interior activadas en viviendas tratadas en enero 2003 con la barrera de Termidor (Fipronil) en Valparaiso y Quillota, respectivamente, mostraron en una de ellas termitas muertas en su interior, un mes después de la aplicación. Ambas mostraron una secuencia de activación y desactivación, a partir de la fecha de aplicación de los tratamientos. Ello indicaría que ocurre mortalidad en aquellas termitas cuyas galerías son alcanzadas por este caldo. Es probable que esta mortalidad provoque el abandono de estas galerias. motivando la construcción de otras que luego evitan pasar por el suelo tratado, ya que observaciones de laboratorio muestran repelencia a suelo tratado con las dosis comerciales con Demon (cipermetrina) y Termidor (fipronil). Estas observaciones se basan en ensayos de laboratorio empleando el suelo de edificaciones tratadas con ambos productos, dispuesto entre dos láminas de vidrio con el fin de observar el desplazamiento de las termitas (Foto 109)”

termidor-fipronil-termitas

termidor-fipronil-termitas

 

termitas-chile

termitas-chile

Véase también la publicación científica: Response of the Formosan Subterranean Termites (Isoptera: Rhinotermitidae) to Baits or Nonrepellent Termiticides in Extended Foraging Arenas

“Su (2005) informó que la mortalidad máxima de las termitas alcanzaba el 43%, ya sea debido a la exposición directa con la arena tratada con fipronil o por el contacto social con los individuos expuestos.”

“The main difference between the nonrepellent termiticides and CSIs such as noviflumuron is their lethal time, i.e., time required to death after exposure to lethal doses (Su and Scheffrahn 1988b). Unlike noviflumuron, lethal times of fipronil and thiamethoxam are dose-dependent (Remmen and Su 2005). Individuals contaminated (either directly or through contact) with lower but lethal doses were able to move away from treatment as evidenced by the dead termites found in arenas 5 m away from Þpronil-treated sand. But those exposed to higher lethal doses, either by repeatedly entering or continuously tunneling treated sand, may die rather quickly in or near the treatment. The large number of dead or decomposed corpses in areas near the treatment probably acted as the repellent to healthy termites. The avoidance of dead and decomposed corpses (necrophobic behavior) was well documented in termites such as C. formosanus (Su 1982) and Pseudacanthotermes spiniger Sjo¨stedt (Chouvenc 2003). The effect of nonrepellent termiticides when acquired by termites at higher doses, therefore, is similar to that of fast-acting termiticides such as chlorpyrifos, and their barrier eficacy is because of secondary repellency (Su et al. 1982).”

termidor-fipronil-termites

termidor-fipronil-termites

Otra publicación científica que analizó el grado de extensión en la transferencia del fipronil en las termitas indica textualmente:

“… nuestro estudio sugiere que la transferencia horizontal de fipronil se limita a una corta distancia alrededor del tratamiento.”

“… la mortalidad máxima se observó a menos de 1,5 m de la zona tratada. los resultados en nuestros estudios de laboratorio sugieren que la transferencia horizontal no fue un factor importante que contribuye a la eficacia del fipronil en el campo.”

Véase

Toxicity, Uptake, and Transfer Efficiency of Fipronil in Western
Subterranean Termite (Isoptera: Rhinotermitidae)

RAJ K. SARAN’ AND MICHAEL K. RUST
Department of Entomology, University of California, Riverside, CA 92521

termidor-fipronil-termites

termidor-fipronil-termites

Otras referencias encontradas en la red:

“Termidor – (Fipronyl), ampliamente utilizado por las empresas de plagas en los EE.UU.. Ha sido prohibido en la UE, Francia y Japón, debido a problemas de toxicidad”

Fuente: http://www.epestsupply.com/termite_treatment_methods.php

CONCLUSIONES

¿Quieren decir todas estas referencias que el fipronil es una mala sustancia para el tratamiento de termitas? No, en mi opinión no pretendo dar a entender que sea un mal producto, quizás incluso sea el mejor disponible en el mercado para la realización de barreras químicas siendo el caso de que todas las referencias que tengo por parte de técnicos que lo han empleado son buenas. Sin embargo, creo queda evidente de que es un producto que no permite, logra y alcanza la eliminación completa de las colonias de termitas subterráneas tal y como da a entender el titular del artículo del Diario Córdoba antes citado.

A %d blogueros les gusta esto: